Historias de éxito en XABEC

Son muchas las historias personales que forman ya parte de la trayectoria de Xabec que inició su andadura dentro del campo de la formación profesional hace ya más de 16 años.

Historias reales de personas que han encontrado en Xabec el respaldo que necesitaban en un momento de su vida para seguir luchando y seguir adelante como hombres y mujeres de provecho. En esta sección incluimos algunas de estas historias que nos llenan de orgullo y nos animan a seguir trabajando por y para los más desfavorecidos.

LUCIA LÓPEZ ESCRIBANO

Mi nombre es Lucía López Escribano, tengo 30 años, hace ya tres que me quedé en el paro después de pasar por muchos trabajos precarios y dio la casualidad de que me llamaron para hacer un curso de automatismos en el centro de Formación Profesional XABEC, donde estuve un año realizando el curso, en el cual aprendí mucho y nunca me sentí discriminada por ser mujer.

Cuando acabé el curso realicé una prácticas en una gran industria cárnica y me quedé trabajando, de hecho, sigo trabajando en la misma empresa.

Por lo que puedo decir que gracias al curso de Xabec, por fin tengo un trabajo estable que me ha permitido independizarme.

Una vez estaba ya trabajando quise ampliar mi formación y me matriculé en el Ciclo Formativo de Grado Suprior de Mecatrónica Industrial que pude compatibilizar con el trabajo puesto que lo estudié en la modalidad semipresencial. Recientemente lo he terminado.

Todos los profesionales que forman Xabec se preocupan de sus alumnos más que en ningún otro centro que haya estado. Aunque hayas terminado la formación siempre puedes ir a que te ayuden con cualquier duda que te surja a nivel profesional.

FRANCESCO SCIRRI

Mi nombre es Francesco Scirri y soy de la ciudad italiana de L’Aquila.

Hace siete años llegué a la ciudad de Valencia y desde entonces he estado alternando trabajos precarios en la hostelería con periodos en lo que he estado desempleado.

Además en un negocio dedicado a los tatuajes tenía reservada una pequeña habitación en la que cuando algún cliente lo pide, me llamaban para que en varias sesiones les quitase los tatuajes.

En diciembre del año 2016 me admitieron en Xabec en un curso de 50 hora de carretillero subvencionado por el SERVEF.

Tras ese curso pedí acceder a un certificado de Profesionalidad de Nivel 2, de Montaje y Mantenimiento de Equipo Industrial para el que preparé una pruebas de nivel exigidas y afortunadamente pude cursarlo aprendiendo no sólo la parte técnica en unos talleres que aún agradezco haber podido utilizar, sino la parte humana que todos los trabajadores de Xabec transmiten.

Las ganas de aprender y el ambiente del centro me animaron a prepararme la prueba de acceso para poder cursar un Grado Medio de Mantenimiento Electromecánico, al que finalmente fui admitido.

Hice prácticas en un conocido hotel de Valencia y con alegría por mi parte me han contratado, aunque no he sido el único de mi curso, por lo que puedo decir convencido de que Xabec ha ayudado a cambiarme la vida.

Espero y deseo que mucha gente pueda venir a Xabec y que tengan la misma suerte que personal y profesionalmente he tenido yo.

AYOUB BACHOUCH

Me llamo Ayoub Bachouch.

Hace nueve años llegué a España procedente de un país del norte de África. Durante estos años he estado viviendo en un centro de acogida.

El curso pasado me planteé estudiar un ciclo formativo que me permitiera tener un buen trabajo en el futuro.En el centro de acogida me hablaron de Xabec. Me gustó mucho la posibilidad de hacer estos estudios en la modalidad DUAL. Me gusta mucho la enseñanza que se da en Xabec, me ha cambiado la vida.

Ahora gracias a Xabec me he estado formando en una de las mejores empresas de la provincia de Valencia, Stadler, a la vez que he realizado mis estudios.

Al ser mayor de edad he tenido que abandonar el centro de acogida, pero gracias a Xabec cuento ahora con un futuro  prometedor. El paso por Xabec me ha cambiado la vida y me ha convertido en un hombre de provecho.

Estoy muy agradecido a Xabec y a la empresa Stadler que me han dado una esperanza de poder abrirme camino en la vida.